Image

Especialidad en Ortopedia y Traumatología Infantil

Descripción:

En 1741, el Dr. Nicholas Andry es el primero en introducir la palabra “ortopedia”, cuyo origen etimológico proviene de dos vocablos griegos, orthos (ὀρθος) que significa “recto, vertical, sin deformidades” y paidos (παιδὸς) “niño”, como título de su obra L'Orthopedie, ou c'art de prevenir et corregir dans les infants les deformites du corps. Posteriormente, han sido muchos los cirujanos ortopédicos que se han encargado de los trastornos del sistema músculo-esquelético de origen no traumático, en particular en los niños. Sin embargo, durante la Primera Guerra Mundial, se observó que las nuevas técnicas quirúrgicas que creadas tenían la misma importancia y utilidad para tratar las discapacidades y deformidades que eran consecuencia de los traumatismos. Desde ese momento, se hizo costumbre considerar todas las afecciones del sistema esquelético y neuromuscular como un campo particular de la Medicina, convirtiendo a la Ortopedia en una especialidad médico-quirúrgica extensa, con conexiones con la Cirugía General, Cirugía Plástica, Cirugía Vascular y en otros aspectos de la Medicina General y la Pediatría.

Si bien es cierto que, de manera empírica,  la Ortopedia se ejerce desde los inicios de la práctica médica, la formación específica en el país inicia a partir de los años 70 con el desarrollo de servicios de Ortopedia de Adultos, por lo que la visión y  la praxis documentan esfuerzos por incorporar y desarrollar esta especialidad en el campo pediátrico.

Es a partir de 1956 que el Dr. Humberto Araya Rojas, quien fue un pediatra visionario, consideró necesaria la creación de un servicio de rehabilitación para el manejo de los pacientes discapacitados, al observar la gran cantidad de niños con lesiones musculo-esqueléticas por  secuelas de epidemia de polio de ese año. No obstante, en el  tratamiento de estos, encontró muchas patologías que no podían ser recuperadas sin la ayuda de procedimientos quirúrgicos, por lo que se dio a la tarea de involucrar al ortopedista  Dr. David Henchoz Leandro y,  después,  al Dr. Alberto Brenes Sáenz en el tratamiento de estos pacientes convirtiéndose en los precursores en nuestro país en el manejo de la Patología Ortopédica y Traumatológica Pediátrica y,   en forma separada de la Ortopedia del  adulto,  en el antiguo Servicio de Pediatría del Hospital San Juan de Dios. Más tarde, con la fundación del Hospital Nacional de Niños en 1963, se creó  el Servicio de Ortopedia, el cual se ha dedicado a brindar atención ortopédica integral a la población de dicho centro.

Con posterioridad, se les unieron el Dr. Francisco Córdoba Truque, el Dr. Alfonso Pereira García y el Dr. Francisco Rodríguez Sagot, quienes se formaron en el manejo de la Parálisis Pediátrica en México. Luego, con un espíritu de estudio permanente, trataron, a través de los años, la Patología Ortopédica y Traumatológica Pediátrica. Ellos, a su vez, formaron a nuevos  especialistas, quienes han realizado cursos de perfeccionamiento en el extranjero en diferentes campos de la Ortopedia Pediátrica, como: Cirugía de Mano, Columna Vertebral, Tumores, Cadera Pediátrica y Fijación Externa entre otros.

En la actualidad, el Servicio de Ortopedia y Traumatología Infantil cuenta con médicos asistentes en Traumatología, formados por medio del Programa de Posgrado en Especialidades Médicas (Convenio CCSS-UCR), los que, a su vez,  atienden cerca de cinco clínicas de especificidad ortopédica distinta, que a lo largo de los años ha permitido ir desarrollando los procedimientos necesarios que garanticen la calidad y especialización en la atención de los casos. Sin embargo, el personal existente tiene a cargo hasta dos de dichas clínicas que no son cubiertas en periodos de permisos, vacaciones e incapacidad, razón por la cual en ocasiones tiende a sobrecargar listas de espera en consulta y atención quirúrgica.

La caracterización y especificidad del conocimiento y abordaje clínico de los pacientes pediátricos, aunado al avance de la medicina, han ido marcando la necesidad de  separar las diferentes ramas de la Ortopedia. La razón de lo anterior deviene a que se hace muy difícil para un ortopedista general abarcarlas todas ellas de la forma idónea, por lo que fue necesario crear una especialidad para atender la población pediátrica (40% de la población general de Costa Rica), con las competencias necesarias para tratar a los menores como niños y ya no desde una perspectiva de adulto, como lo haría un ortopedista general que  ha tenido durante toda su formación un contacto casi exclusivo con adultos.

La Especialización en Ortopedia Infantil hasta el momento en el país ha sido  una subespecialidad que permite que los Ortopedistas y Traumatólogos de Adultos estén altamente capacitados para el manejo integral de toda la gama de patologías de la Ortopedia Pediátrica, garantizando  la calidad y especificidad requerida para la atención del niño con enfermedades del aparato locomotor, desde su examen físico, ejercicio diagnóstico, aproximación terapéutica quirúrgica y no quirúrgica, así como el entrenamiento en investigación en Ortopedia Pediátrica.

Igualmente, es fundamental no solo entrenar al médico en el manejo de las patologías ortopédicas pediátricas, sino  impulsar el carácter humanístico y ético en su posgrado. Por añadidura, este  debe conocer las características fisiológicas, anatómicas y psicológicas propias de la población pediátrica, pues la relación médico-paciente-familia-ambiente es fundamental  y permite establecer el diagnóstico y tratamiento ortopédico específico del niño, ya  que se encuentra en una etapa crucial de su desarrollo músculo esquelético y mental.

Es importante señalar que cada vez más resulta necesario la incorporación del concepto y quehacer propio con la población adolescente, puesto que desde el punto de vista del sistema de salud queda un tanto relegado en atención especializada, por lo que debe ser  imprescindible incorporarlos de manera formal,  ya sea como servicio en un hospital general o el HNN como servicio especializado integral, lo que también  resultaría en una necesidad de formación teórica y clínica para esta población.

La ortopedia  pediátrica puede decirse que es una de las subespecialidades más grandes de la ortopedia, por cuanto atiende todas las afecciones y traumas que pueden ocurrir en la población pediátrica, desde los recién nacidos hasta la adolescencia.

El hecho de que los pacientes pediátricos sean tratados por un especialista en Ortopedia y Traumatología Infantil, va a significar una atención de mejor calidad, en consecuencia con mejores resultados clínicos, pues el niño, desde el  punto de vista  anatómico, fisiológico y psicológico es diferente al adulto y el Ortopedista General, por su parte, no está familiarizado con estas diferencias, las cuales son competencias que precisamente se adquieren en la formación práctica de esta especialidad.

Perfil académico-profesional:


Al finalizar el programa, el estudiante será capaz de:

  • Establecer los diagnósticos de la patología ortopédica pediátrica.

  • Aplicar los conocimientos para elegir  el abordaje clínico-quirúrgico adecuado a cada paciente en particular.

  • Identificar en forma integral las complicaciones del acto quirúrgico o de la misma patología pediátrica que puedan presentarse.

  • Evaluar el período de convalecencia del paciente pediátrico y conocer los principios básicos de rehabilitación pediátrica.  

  • Desarrollar la capacidad de trabajo en equipo e interacción con otras disciplinas.

  • Efectuar investigaciones o revisiones sobre manejo de patologías ortopédicas que evalúen su desempeño como ortopedista pediátrico.

  • Participar en  programas de enseñanza para médicos residentes, internos, colegas, personal del servicio, pacientes y familiares.

  • Liderar grupos de trabajo.

  • Mantener una actitud acorde y sincera  hacia el paciente pediátrico.

 

Los contenidos macro que debe dominar al terminar la especialidad son:

  • Principios básicos del abordaje del paciente pediátrico.

  • Displasia evolutiva de cadera, tanto en su diagnóstico, su tratamiento conservador y quirúrgico, así como las complicaciones que se puedan derivar de su tratamiento.

  • Trauma pediátrico y sus complicaciones, tanto inmediatas como tardías.

  • Pie zambo congénito, pie convexo, pie en MMC, PCI, artrogriposis múltiple congénita, diferentes técnicas quirúrgicas según edades y características del pie, así como el tratamiento de las secuelas.

  • Discrepancias de miembros inferiores, con ortesis, con epifisiodesis temporal y permanente y a través de fijadores externos más comunes.

  • Patología de la columna vertebral en el niño (escoliosis, cifosis, lordosis) del punto de vista de tratamiento conservador y principios generales del tratamiento quirúrgico,  así como el reconocimiento y manejo de  posibles complicaciones y secuelas.

  • Técnicas y métodos para la ejecución de osteosíntesis, implantes, reemplazo articulares y fijación externa más usados en Ortopedia Pediátrica.

  • Diagnóstico y principios generales del tratamiento conservador y quirúrgico de las displasias óseas.

  • Principios generales de la artroscopia de rodilla y cadera.

  • Manejo de la patología congénita e inflamatoria de mano, su tratamiento conservador y quirúrgico.

  • Tratamiento conservador y quirúrgico de los tumores óseos benignos.

  • Abordaje de lesiones deportivas en población pediátrica.

  • Generalidades del tratamiento médico, radio-quimioterapéutico  y quirúrgico de los tumores óseos malignos

  • Diagnóstico, manejo médico y quirúrgico de las diferentes infecciones osteoarticulares del niño y sus diferentes posibles secuelas.

  • Abordaje ortopédico de las patologías más frecuentes en el neonato, lactante, niño mayor y el adolescente.

Requisitos de ingreso

  • Licenciatura en Medicina y Cirugía otorgada por una universidad reconocida.

  • Especialidad en Ortopedia y Traumatología conferida por una universidad reconocida.

  • Incorporado al Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica como Especialista en Ortopedia y Traumatología.

  • Aprobar el proceso de selección del PPEM.

  • Realizar una entrevista con el  Comité Director (subcomisión) de la Especialidad.

  • Aprobar una evaluación oral y escrita sobre conocimientos básicos de la Especialidad.

  • Poseer la capacidad de lectura en inglés y el manejo de paquetes básicos de cómputo.

  • En caso de ser extranjero, deberá estar autorizado por el Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, así como también demostrar solvencia económica

Subcomisión

  • Dr. Carlos Argumedo Carvajal, Coordinador, HNN

  • Dr. Gary Sanabría Ávila, HNN

  • Dr. Max Méndez Salazar, HNN

  • Dr. Rodolfo Arroyo Carvajal, HNN

  • Dr. Róger López Ruíz, HNN

  • Dr. José Pablo Múñoz Espeleta, HNN

Duración

La especialidad tiene una duración de 2 años.

Unidades docentes hospitalarias

  • Hospital Nacional de Niños Dr. Carlos Sáenz Herrera.

Los sitios de rotación serán asignados al inicio de cada semestre, podrán incluirse otros estratégicos para el aporte en la formación y experiencia del residente. Estarán determinados por el Comité Director (subcomisión) de la especialidad.

CONTÁCTENOS


ESPECIALIDADES MÉDICAS


Dra. Lydiana Ávila de Benedictis, Directora del Posgrado

Ubicación:  de la Fuente de la Hispanidad 100 m. este, 100 m. norte y 100 m. este, San Pedro de Montes de Oca, San José, Costa Rica.
Horario de atención:  L-V 7 a.m. a 4 p.m.
Teléfono: (506) 2511-8269  (506) 2511-8271  (506) 2511-8270

Escríbanos: click aquí

SITIO UCR
SITIO SEP

© 2023 Universidad de Costa Rica - Sistema de Estudios de Posgrado. Derechos reservados